¡Lo que resistes, persiste!

Man sitting at the border of the coast, with a skate.

Yo escuché muchas veces este dicho y por mucho tiempo no me quedaba claro a qué se refería, hoy para mí es un principio de vida y quiero platicarte por qué.

Este dicho lo que quiere transmitir es que todo aquello que no te gusta, que te molesta, que te es aversivo, que de alguna manera “odias” y no deseas en tu vida, es aquello que estás resistiendo y, por lo tanto, va a persistir y va a continuar, pero… ¿Por qué? ¡Si precisamente es lo que no quiero!
Frecuentemente no somos conscientes de que, esencialmente, cuando algo no nos gusta o no lo queremos es cuando más le damos poder en nuestras vidas. Nos encontramos todo el tiempo pensando en aquello que no deseamos y de esa forma le estamos dando vida y creamos nuestra realidad con “eso” que nos es aversivo; ya sea que lo veas en forma espiritual o emocional.
Te voy a poner un ejemplo, todos hemos escuchado de alguna mujer que no ha podido embarazar. Esta mujer ha hecho todo –literalmente todo– para lograrlo, hasta cuando por fin, y después de mucho resistir y mucho sufrimiento algún doctor o alguna persona le dice: “Olvídalo no vas a poder embarazar”, entonces, ¡mágicamente lo logra! y de forma natural. ¿Por qué? Este ejemplo lo podemos trasladar a cualquier otra situación de la vida. La explicación reside en que mientras ella todo el tiempo pensaba: “No puedo, no puedo, no puedo”, ella creaba, sin darse cuenta, esa realidad en su vida a través de generar conexiones cerebrales o redes neuronales que le llevaban a ese pensamiento y, por lo tanto, a esa emoción, a esa conducta, a ese estado fisiológico y a esa experiencia. Para quienes creen en la famosa Ley de Atracción, también ella vibraba en ese tono, y esa realidad fue la que atrajo a sí misma.
Cuando le dijeron: “Olvídalo, no podrás”, dejó de resistirse, dejó de pensar, dejó de atraer. Literalmente se rindió; su conexión cerebral se dejó de activar, con ella se dejó de activar también su emoción, su conducta y su estado de ser, y lo que empezó a atraer a su vida fue otra realidad.
La lección aquí es: ¿Qué pensamos? ¿Cómo pensamos? ¿Cómo vibramos y cómo esto afecta mi realidad? ¿Me enfoco en lo positivo y en lo que deseo? O, Por el contrario, ¿Me enfoco en lo negativo y en lo que no deseo? ¿Qué atraigo a mi vida con mis pensamientos y emociones? Reflexiónalo, y ¡Cuida de ti!

7 comentarios
  1. Shirel Krawchik
    Shirel Krawchik Dice:

    Excelente! Mil gracias totalmente de a cuerdo. Podrían enviar otro mensaje o varios a cerca del castigo ( en q circunstancias ponerlo) o de los limites q debemos poner a los niños. También x favor sobre cómo manejar los celos entre hermanos y en epecial q hacer con el q esta más celoso. Mil gracias!

    Responder
    • smeke
      smeke Dice:

      Hola!!! Lo tomare en cuenta para mis proximos news!!! Con mucho gusto!!! Voy a dar un curso en unas dos semanas en el cual vamos a tratar esos temas, quiza te interesa. ¿Quieres que te mande información? Saludos!!!

      Responder
  2. Linda Alfie
    Linda Alfie Dice:

    Te Felicito Sofy!
    Muy cierto, ya que nuestros pensamientos se vuelven nuestra realidad y así hacemos hábitos nuestro diario vivir ! Muchas Gracias por compartir esta sabia enseñanza 👍🏼👍🏼

    Responder
  3. Bibiana
    Bibiana Dice:

    Me encanto realmente me hizo reflexionar , no quiero enojos y vibro enojada cuando se enojan pues género esa realidad !!!!! Me gusto ser consciente, muchas gracias .
    Saludos

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *